Kinesiologas

Kinesiologas Lima son parte de la ciudad y sus historias son parte del Perú que se mueve de noche o en sombras.

KINESIOLOGAS, EN QUE ZONA LAS ENCUENTRO?

Es común y parte de los mitos urbanos que hay en la ciudad, escuchar ese discurso que indica que la prostitución es un problema que se encuentra en las calles, en aquellos lugares oscuros y apartados así como en los burdeles o prostíbulos. La prostituta es la que vende su cuerpo a cambio de una ayuda económica. El cliente es el parroquiano que paga por los servicios sexuales de la puta. El proxeneta o caficho es el que “explota” a las prostitutas. En conclusión las prostitutas son las víctimas en esta cadena.

Sin embargo aquí debemos de aclarar todos estos puntos haciendo las siguientes afirmaciones:

La prostitución no está sólo en las calles, ahora hay otras opciones.

La puta no vende su cuerpo, ofrece un servicio.

La ayuda económica a la trabajadora no sólo puede ser en dinero.

La relación puta-parroquiano no necesariamente debe ser una relación de dominación por parte de este a la trabajadora sexual.

kinesiologas Lima

kinesiologas Lima

Hoy en día no siempre están los cafichos o proxenetas  y, cuando los hay, la relación entre estos y la prostituta no supone inevitablemente, una relación de “explotación”.

Hablar de “víctimas” en la prostitución hoy en día es algo relativo que se puede dar en algunas formas de prostitución callejera o en la que se ofrecen en prostíbulos clandestinos. Sin embargo no debe hacerse extensivo a quienes ejercen la prostitución de manera voluntaria.

La modalidad callejera es actualmente una de las más frecuentes y su crecimiento sigue asociándose a la situación de pobreza y a la necesidad de ingresos para sobrevivir por parte de las chicas que ofrecen su compañía sexual a caballeros a cambio de ayuda económica, las llamadas kinesiologas Lima.

“Nosotras éramos tres y ahora somos cinco, porque mi mamá tiene otro compromiso y ya tuvo su otro bebe; pero él no trabaja; mi mamá lo mantiene y nosotras nos tenemos que hacer cargo del bebe; ella se va temprano y regresa en la noche después de trabajar como kinesióloga en Miraflores. Un día me puse sus ropas y decidí brindar mi compañía intima, salí dispuesta a cumplir todas las fantasías como una kinesióloga. Allí empezó todo.” (Roxana, 18 añitos Lima-Cercado y Megaplaza Los Olivos).

“Al comienzo mi mamá no quería, entonces a escondidas nos hemos venido junto con mi prima que es una cachera de bonita figura y somos unas putas (kinesiologas Lima) con mucha acogida gracias a nuestra bonita figura y rostro pechos nalgas. Ahora mi mamá no dice nada pues así ayudo en mi casa y le mando para mi hermano que está preso por drogas” (Deyanira, 19 añitos de Tarapoto).

El incremento de las putas callejeras se da en todos las regiones y provincias del Perú y con mayor incidencia en los distritos considerados actualmente como de atracción para el turismo interno y del exterior: Lima, Lince, Los Olivos, San Borja, Miraflores, San Isidro, San Luis, San Juan de Lurigancho, La Molina, San Miguel, Pueblo Libre, Santa Anita, Surco, Jesús Maria, entre los mas importantes.

Chicas Lima

Chicas Lima

En esta modalidad no existen mayores exigencias para el ingreso, ni de raza, color, atributos físicos, procedencia. El perfil no está pre-determinado ni segmentado como en otras modalidades. Sólo en los casos en que l adolescente fuera “enganchada”, “comprada” o “raptada”, las mafias de proxenetismo tienen establecido un mínimo de exigencias físicas.

La prostitución de la calle se organiza en torno a la prostituta, al caficho, el cliente, la policía, el serenazgo y la policía municipal. La presencia del proxeneta individual (como el agente externo, que no es marido ni pariente), que controla el trabajo y administra los ingresos de la prostituta, es poco frecuente en la ciudad. No así la del caficho que suele identificarse con la figura del marido, del novio o enamorado, del tío, del padrastro o de otro familiar y que normalmente está en el lugar de trabajo de la adolescente para protegerla, y no necesariamente para apropiarse de sus ingresos.

La presencia del “amigo protector” que puede cobrar entre 1 y 5 soles por cada cliente (dependiendo del status de la prostituta), es también frecuente. Pero éste no puede plantear ninguna exigencia a la adolescente, porque en la práctica, ella le hace un favor al escogerlo como “protector”.

El proxeneta generalmente aparece vinculado con las adolescentes “enganchadas”, “raptadas” o “compradas” y no actúa solo. Pertenece a redes o mafias de proxenetismo organizadas localmente o articuladas a otras de nivel nacional e incluso internacional. Estas mafias están integradas por hombres y mujeres. Estas, son generalmente ex-prostitutas identificadas como “tías” o “mamis”, con vínculos maritales con los proxenetas hombres o de conveniencia mutua. Hay mafias integradas sólo por mujeres (cuyos maridos generalmente están presos por robo o por drogas, o no interfieren en el trabajo de sus mujeres más allá de ofrecerles ciertas seguridades).

Respecto del caficho, generalmente la relación es controlada por la prostituta en lo que toca al control de sus ingresos; no así en lo que se refiere a protección y al manejo de las relaciones con la policía, el Serenazgo y los municipales. Las diversas situaciones que pudieran presentarse entre la trabajadora sexual y las autoridades son intermediadas por este personaje. Esta intermediación casi siempre genera situaciones de conflicto con la prostituta, debido a que la relación caficho-autoridades se establece generalmente en perjuicio de la adolescente.

La autoridad presiona al caficho y éste a la prostituta. Esta presión es por dinero o por sexo. Muchas adolescentes deciden por eso prescindir del caficho y pasar a la modalidad de “callejeras libres”; pero esto genera también sus propias particularidades.

“El caficho siempre trabaja con el policía, el sereno y el municipal; los cuatro viven de una; cuando el caficho “no les pasa” vienen donde ti y si no les das te vas presa y esa noche no haces nada y peor es el problema; para mí la policía y todos esos son los más malos” (Allison, 24 años Lima-Cercado).

El caficho es igualmente un sujeto útil frente a la situación de desprotección de la kinesiologas Lima, respecto del entorno inmediato.

“Si no tienes caficho tienes que hacerte amiga de los guachimanes que cuidan por aquí, de los paqueteros, del llamador, del drogo o del borrachito para que te vigile o te acompañe por una propina para su vicio.” (Carla, 20 años Lima-San Miguel).

Escorts Lima

Escorts Lima

La modalidad de prostitución callejera reúne a diferentes grupos de prostitutas adolescentes. Todas pobres y de extrema pobreza; de hogares desintegrados; desertoras de la escuela sin haber concluido la primaria o en los primeros grados de secundaria; desinformadas sexualmente; algunas abusadas sexualmente y/o violentadas física y moralmente por familiares o conocidos; rechazadas familiarmente por haber salido embarazadas o por su opción sexual o laboral.

Integran esta modalidad las adolescentes prostitutas que mantienen una relación de codependencia con el caficho; las “obligadas” por un rufián o proxeneta que ejerce control y manejo de los ingresos y actividades de la adolescente; las que habiendo logrado “zafarse” de un proxeneta o rufián, trabajan “por su cuenta” en el mismo lugar, o en lugares diferentes, generalmente protegidas de las represalias de su anterior rufián por ex-prostitutas adultas u homosexuales.

Están igualmente las “nuevas” que ingresan auto convencidas de que sólo será por un tiempo; las “obligadas” por la urgencia de ingresos para cubrir la alimentación del hijo no esperado, los gastos de un familiar enfermo o preso y la propia sobrevivencia; las “convencidas” por la amiga o la vecina prostitutas de que “se gana bien” y “se puede tener lo que uno quiere sin depender de nadie”.

“Yo lo que quiero es juntar para comprarle su casita a mi mamacita para que me perdone, y para un pequeño negocio que me dé para mí y para mi hijo, eso nomás le pido a san martincito” (Nicolle, 21 Lima- San Juan de Lurigancho).

Las prostitutas callejeras que cuentan con proxeneta o rufián generalmente ocupan sitios fijos en la calle; las “por cuenta propia” son “callejeras ambulatorias”, no están necesariamente ligadas a proxenetas o rufianes, carecen de experiencia, o se niegan a negociar “sitios fijos” con las mafias que en alianza con los municipales, policía y matones, controlan la calle.

“Ahora te venden el lugar, ya no es como antes. El serenazgo por supuesto que lo sabe; si esto vino con ellos.” (Giovanna, 18 años, Lima-santa anita)

El riesgo que comparten “las callejeras ambulatorias” es latente. No sólo por las represalias de las mafias o por las amenazas de otras prostitutas adolescentes o adultas instaladas con anterioridad en el lugar, sino también

por la precariedad de sus recientes interacciones, la extorsión de policías, serenos y municipales, y por los peligros del entorno.

Putas Lima

Putas Lima

Otros grupos que pertenecen a la modalidad de la prostitución callejera es el que conforman las “enganchadas” por proxenetas hombres y mujeres, con el ofrecimiento del puesto de trabajo y la oportunidad de ayudar a sus familias y ganar dinero; las “compradas” a sus padres por adultos mayores que se ofrecen cuidarlas, darles educación, viajes y trabajo; y las “raptadas” por supuestos enamorados con el ofrecimiento de casarse o por empresarios que les ofrecen traerlas a Lima para hacerlas estrellas de la cumbia y la televisión. Abandonan sus casas y sus pueblos sin que los padres se enteren, o con el consentimiento de éstos.

La modalidad callejera de prostitución adolescente ha dejado de ser oculta y de estar sólo en los lugares apartados, oscuros o en algunas avenidas y parques conocidos como “sitios” o “zonas rojas”. Ahora está en las avenidas, plazas y calles principales de las ciudades compitiendo por espacios y tiempos con las prostitutas adultas y con los homosexuales. Se encuentra también en los barrios o barriadas “porque aquí también existe la demanda”.

“Puntos rojos donde antes se veía mayormente prostitutas adultas están siendo invadidas por chiquillas que son bien agresivas para ganar clientes y para robarles. No es como se piensa que son tranquilitas. Normalmente andan en parejas o grupos. Se dedican a asaltar y al gateo. Te ofrecen 2 ó 3 veces en lugar de 1 y terminas calato, hasta te pueden matar por robarte” (María, 20, Lima-Ventanilla).

¿LOS ANUNCIOS CON FOTOS DE LAS KINESIOLOGAS LIMA SON 100% REALES?

Lolitas Lima

Lolitas Lima

La modalidad tecnológica o digital, es la modalidad de prostitución que se publicita a través del anuncio en los diarios de mayor circulación nacional, regional y por Internet. Los contactos para intercambios sexuales suelen concertarse a través del celular o mediante correo electrónico. Es la modalidad de mayor extensión en el mundo y a nivel nacional. Para el caso de Lima, basta consultar la sección Relax del diario El Comercio o las páginas de los diarios “chicha” y deportivos como el Bocón, El Trome, Ajá y otros, o en las página web y blogs como Prom-Perú, Bellezas peruanas, Zona Caleta, por ejemplo. Estos medios incluyen publicidad sobre los diferentes “servicios” que ofrecen las adolescentes y sus niveles de sofisticación, mucas se esconden sutilmente como masajes, son las llamadas kinesiologas Lima.

¿COMO ESTAN ORGANIZADAS LAS KINESIOLOGAS LIMA?

Chibolas Lima

Chibolas Lima

El criterio que define esta modalidad de prostitución de adolescentes es empresarial; aunque no es necesariamente selectiva ni excluyente como en la modalidad “underground”, que se verá más adelante. Se organiza a través empresas individuales o grupales y de la relación prostituta-cliente. Algunas de estas empresas están conectadas a cadenas de hoteles, empresas turísticas o de diversión, nacionales y extranjeras, que se anuncian en las páginas web de promoción turística o en blogs de este tipo de negocios.

¿Quiénes están?

Adolescentes que se cuidan de aparecer como mayores de 18 años.

“Yo tengo mis papeles falsos, para cuando los necesite; pero en esto todo funciona por lo bajo”. (Gisela, 16-Miraflores)

“Uno cree que en esto hay sólo gente mayor y está equivocado; el gran negocio se maneja entre chiquillos y chiquillas que andan perdidos y se meten al sexo; por eso es que a veces uno termina quemándose porque te mandan una “bebé” que te trae el entusiasmo abajo”. (Arnaldo, 35 Asia).

Esta modalidad no se limita a mujeres; abarca a homosexuales de uno y otro sexo pasivos(as), activos(as) y modernos (bisexuales), con servicios que incluyen el de hombres para mujeres solas de todas las edades; para voyeristas, sádicos, masoquistas; y para “amantes de los animales”. Los intercambios sexuales suponen todo tipo de sofisticación con o sin aparatos. Son cada vez más comunes las prácticas de “sexo duro” o de intercambios de dominación/sumisión entre parejas o tríos. El medio de pago es exclusivamente en dinero.

¿LAS KINESIOLOGAS LIMA DAN SU COMPAÑÍA INTIMA LAS 24 HORAS?

Damas de compañia Lima

Damas de compañia Lima

La prostitución encubierta en hoteles, hostales, hospedajes es una modalidad de prostitución organizada alrededor de los dueños y mafias de establecimientos de alojamiento (hostales, hoteles y hospedajes) en complicidad abierta con las autoridades del orden, y con los municipios que autorizan su apertura a sabiendas de que se trata de establecimientos dedicados preferentemente a encubrir y favorecer la prostitución.

Los establecimientos identificados de “alojamiento” se diferencian por categorías, extracción social de las adolescentes que los frecuentan, tipo y clase de clientes. En cuanto a categorías, los hay desde los de cinco estrellas en las capitales turísticas del país, hasta los sin estrella o “estrellados”, donde lo único que hay es piso y periódicos sucios. Los precios están en función de las condiciones que ofrecen.

“En otro lado te cuesta más; aquí me das cinco soles, bueno tres, y yo lo arreglo con la dueña; pero no hay cama; solo piso y no hay agua.” (Jenny, 18 años. Av. Grau).

Todos los establecimientos de alojamiento cuentan con autorización municipal de funcionamiento; y todos reciben la visita de los servidores del orden para el cobro de los cupos establecidos. En los locales de mayor categoría las relaciones propietarios-autoridades se maneja al más alto nivel de decisión, siendo por tanto nula la intervención de personal subalterno a no ser para los efectos del resguardo policial de los establecimientos.

En los hostales, hoteles y hospedajes de menor categoría, se favorece y encubre la prostitución de adolescentes “enganchadas” por los dueños de estos establecimientos a través de mafias de proxenetismo y rufianes (as) profesionales; de adolescentes de los diferentes grupos de prostitución callejera; de las “anfitrionas o kinesiologas Lima” de los locales de diversión y de relax para “cholos”. Estos establecimientos tienen, además, sus propias “adolescentes” que son contactadas en sus casas por algún intermediario (taxistas, mototaxistas, lustrabotas, guachimanes, profesores, homosexuales), o que llegan directamente hasta las habitaciones del hostal, hotel u hospedaje.

El cliente de la prostitución que se favorece y encubre en los hostales, hoteles y hospedajes baratos, es el mismo que frecuenta las modalidades de prostitución callejera y los lugares de diversión y relax para “cholos”. En los de mayor categoría, son los “huéspedes” que vía celular, internet o la intermediación del propio establecimiento, contactan con una adolescente. El tipo y clase de “huéspedes” dependen de la categoría de los hostales, hoteles u hospedajes. Están los turistas extranjeros en busca de “sexo y aventura”, los altos ejecutivos y empresarios, los funcionarios públicos, los consultores, profesionales y técnicos; los aviadores, choferes, militares, comerciantes, turistas nacionales jóvenes, estudiantes, profesores.

Las adolescentes prostitutas y sus clientes, constituyen la mayor demanda de los hostales, hoteles y hospedajes “pobres” de la capital y del resto del país. La mayor parte de estos establecimientos (cuyos precios por habitación para intercambios sexuales entre 15 minutos a 2 horas, oscila entre 5 y 20 soles), pertenecen a los mismos propietarios de locales de diversión y de relax en los conos de la capital y en provincias, o a redes de proxenetismo.

La situación de los hostales y hospedajes de menor categoría es de incremento constante, tanto en Lima como en provincias. Las condiciones de infraestructura e instalaciones son, sin embargo, precarias, al punto de que algunos se convierten rápidamente en “huecos” que ofrecen habitaciones hasta de 1 sol para intercambios sexuales de uno a tres minutos.

“Nadie quiere invertir porque el mercado está bien bajo y además hay mucho hostal de mala muerte donde te cobran hasta un sol y eso les conviene a las meretrices porque pueden ganar más”.(Administrador de Hostal, san Luis).

“Servicios higiénicos y ventilación son lujos que no les preocupa ni a las chicas ni a los a clientes”.(Administrador de Hostal-Cercado Lima)

Al rápido deterioro de hostales de menor categoría se apareja la aparición de hostales y hoteles de mayor jerarquía no sólo en Lima sino también en provincias. Los testimonios recogidos en algunas de las capitales del interior del país permiten inferir que se trata de inversiones vinculadas con las mafias del sexo, las drogas, el lavado de dinero y el alcohol.

“Venir aquí es otra nota; en Lima como que estás encerrado; aquí, si te pasas, caballero nomás; sol y mar y se te va todo. El ambiente es más libre y hay cualquier cantidad de súper honda y no tienes que preocuparte por

las hembritas porque hay de todo. La que viene aquí es a morir. Aquí circula todo, pero más que todo pepas” (Fernando, 17 años. Tumbes)

Los precios varían si se trata de paquetes turísticos manejados por empresas dedicadas al negocio de la prostitución; o si se trata contactos hechos por intermediarios locales, por el propio establecimiento, o directamente por el huésped con la prostituta.

Los intercambios sexuales y sus grados de sofisticación varían de acuerdo con los consensos entre huésped y prostituta (para el caso de los establecimientos de mayor categoría); y de acuerdo al trato establecido entre cliente y prostituta en la calle o en el local de diversión o de relax.

Las kinesiologas Lima son un pecado y una necesidad en una ciudad que vive al limite.

Prostitutas Lima

Prostitutas Lima