Lince

Lince















¿DONDE BRINDAN COMPAÑÍA SEXUAL A CABALLEROS LAS KINESIOLOGAS LINCE?

Otra muy utilizada forma de prostitución en el distrito, igual o más popular que la callejera, es la que se realiza de manera caleta en los lugares de diversión (discotecas, bares, cantinas, nigth clubs, pubs, casinos); de relax (sauna, masajes, jaccuzi); de publicidad (desfiles de modas, concursos de belleza, exhibiciones, espectáculos, TV); de alojamiento (hostales, hoteles lince, hospedajes) y en los prostíbulos propiamente dichos.

Kinesiologas Lince

Kinesiologas Lince

En Lima como en otras capitales del país existen establecimientos de diversión y de relax considerados “pitucos” o para “pitucos”, y “rusticos” o para “cholos”. Las diferencias no sólo tienen que ver con la infraestructura, sino también con la calidad de los servicios que ofrecen, el licor que se vende, la calidad y tipos de droga que se comercializa y, sobre todo, con el perfil de las “anfitrionas” que atienden a los clientes y brindan sus servicios sexuales.

“Aquí no es como en los conos, donde va todo el cholerío de Lima y cualquier cosa puede pasar. Los que frecuentan este local es gente de todas, Lince esta rodeado de los distritos mas pudientes de la ciudad de Lima.

las edades que viene a pasarla bien. Nuestras anfitrionas son de primera y las que atienden también. Todo es “fino”, pero no gay. Ellos tienen sus propios locales. Aquí sólo ingresan hombres y mujeres. Lo que puedan hacer con nuestras “anfitrionas” es problema de ellas y los clientes, siempre que cumplan con su trabajo y logren el reembolso que lo paga el cliente, si no, pierden la comisión, aunque esto a veces ni les importa porque más sacan con lo otro. Aquí no tenemos ni “privados” ni “cuartos”, aunque en otros locales sí los tienen. Es para evitar problemas”. Nos cuenta el dueño de discoteca en Lince-Lima).

Las putas de Lince

Las putas de Lince

Esta modalidad “encubierta” de prostitución es manejada por los dueños de los locales de diversión y de relax, en complicidad con los municipios que son los que les otorgan las licencias de funcionamiento; y con la policía, el Serenazgo y los municipales que les cobran cupos a estos negocios “por brindarles seguridad”.

El manejo de la prostitución por los dueños y administradores de locales de diversión y de relax, depende del status del negocio. Para los “pitucos” en Lima la acción de los dueños y administradores es de intermediación, facilitación y encubrimiento. En los conocidos como “rusticos” o para “cholos”, el manejo supone control y administración del ejercicio de la prostitución.

En los “pitucazos” el requisito para “trabajar” es pasar el “casting” que supone una entrevista en la que la kinesiologa da cuenta de sus datos familiares, grado de instrucción, aspiraciones, expectativas, soltura e independencia familiar. Se le precisan sus obligaciones y anticipa lo que los clientes esperan de una buena “anfitriona” o “dama de compañía”. Se fijan sus ingresos y se precisa que todo lo que pueda ocurrir entre ella y los clientes es de su entera responsabilidad y puede ocurrir siempre y cuando no interfiera con sus responsabilidades y ponga en entredicho el nombre del local.

“Aquí todas están advertidas que con su cuerpo pueden hacer lo que quieran: oral peladito, sexo anal lince, pero sin afectar su trabajo y el nombre del local porque preferimos el pecado al escándalo; por eso las seleccionamos bien”.

En los locales para “cholos” el mayor o menor manejo de las putas por el dueño o administrador del local, depende de la situación en la que aquéllas se encuentren. En el caso de las “enganchadas” es directo y con niveles distintos de chantaje. Supone la apropiación de los ingresos que generen. Tratándose de adolescentes “empleadas”, el manejo es a través de las condiciones que impone el establecimiento para el “trabajo” de la adolescente. Una de estas condiciones tiene que ver con la obligación de satisfacer al cliente “en todas sus fantasías” a cambio de los consumos que éste debe hacer. De no asegurar éstos consumos, la adolescente no tiene derecho a percibir el porcentaje establecido por el negocio.

Escorts en Lince

Escorts en Lince

Los grados de manejo y control de los ingresos de las adolescentes “empleadas” en establecimientos de relax, se definen al momento de establecer la relación con el dueño o administrador del negocio. Este se reserva el mayor porcentaje por los servicios que brindan el local; un porcentaje por los intercambios sexuales que pudieran ocurrir dentro del mismo; y otro porcentaje cuando la adolescente sale a un hostal. Los tiempos de permanencia en el hostal (conectado con el negocio), pueden o no quedar convenidos sobre la base del acuerdo previo entre adolescente y cliente. Las seguridades de la adolescente frente a cualquier eventualidad, corren por cuenta propia.

“Por lo general se trata de clientes que ya frecuentan el local y conocen a las chicas. A veces salen con la misma, o si no, las cambian cuando la otra está ocupada; pero todo ocurre en familia”.

En los establecimientos de diversión, cuando la atención de la adolescente, “enganchada” o “empleada” implica “penetración”, y esto ocurriera antes de haberse alcanzado los consumos establecidos, el local se asegura el pago de la diferencia de parte del cliente. En caso contrario se afecta el porcentaje de la prostituta. Si la adolescente sale del local para el intercambio sexual en un hostal, la administración se asegura igualmente el cobro de lo establecido para estos casos. Generalmente, son las “empleadas” las que salen a un hostal para intercambios sexuales; las “enganchadas” pueden hacerlo pero dentro de estrictas medidas de vigilancia y control. Tanto unas como otras, tienen tiempos establecidos para sus intercambios sexuales en los hostales. Estos tiempos se acuerdan entre prostituta, cliente y el administrador del negocio. Los encargados de asegurar su cumplimiento son “los de seguridad” conocidos también como “guachis”.

Universitarias Lince

Universitarias Lince

En los locales de diversión de uno u otro tipo, las chicas “trabajan” como damas de compañía, meseras, bartender; y en los de relax, como masajistas, manicuristas, pedicuristas, podólogas, cosmiatras. En general, suelen identificarse como “anfitrionas” o “damas de compañía”.

La extensión de esta modalidad de prostitución responde en gran medida a la permisividad de municipios y autoridades en aras del crecimiento y desarrollo de sus distritos y la urgencia de mayores rentas.

“La prostitución sigue extendiéndose en discotecas, pubs, disco-club, disco relax, karaokes, mega disco, club bar, video-pub-grill, video club, bares, night club, en la medida en que la demanda de diversión crece y se multiplican las licencias municipales para la apertura de este tipo de locales. La supervisión y control respecto de su funcionamiento es inexistente. Igual en casas de cita, lupanares, hostales “baratos”, hospedajes”.

No existe intervención de las autoridades del orden tratándose de establecimientos para “pitucos”; esto, debido a que las relaciones de complicidad y encubrimiento se establecen entre dueños(as) de locales y jefes de las respectivas instituciones implicadas en el otorgamiento de las licencias, la seguridad y el resguardo policial. Las intervenciones se justifican cuando los cupos establecidos para su funcionamiento, dejan de ser pagados, o cuando se trata de locales nuevo. Las intervenciones son frecuentes en los locales para “cholos”, pero la situación se resuelve con el pago del cupo correspondiente.

¿LAS KINESIOLOGAS LINCE DAN SEXO ANAL POR AYUDA ECONOMICA?

Damas de compañia en Lince

Damas de compañia en Lince

Los clientes que suelen frecuentar estos establecimientos de diversión y de relax, dependiendo de si se trata de uno “pituco” o de uno para “cholos”, son en su mayoría ejecutivos y empresarios jóvenes y viejos, profesionales y empleados; futbolistas, militares, jubilados con ingresos suficientes, en el primer caso; pequeños empresarios informales, negociantes, empleados de instituciones públicas y privadas, universitarios, taxistas, en el segundo.

Los precios para efectos del intercambio sexual dentro o fuera del establecimiento se tratan directamente con la “anfitriona” y se establece en función del lugar, el tiempo, el modo y las sofisticaciones esperadas. El cliente acepta el precio como prueba de su capacidad de gasto. Ocasionalmente se puede negociar con la prostituta algún servicio adicional. Uno de los más solicitados es el llamado sexo anal o mejor conocido como “adicional x colita”. Este servicio tiene un costo extra el cual es fijado por la servidora sexual en base al cliente y lugar donde presta la atención, en Lince hay hoteles de todo precio.

“Nadie se te acerca o te llama para enamorarte, sino para preguntarte si quieres salir y cuánto la noche; o si haces sexo anal. Si permites que te rompan el culo entonces debes ponerle precio a eso”.

“Te llaman y preguntan cuánto y qué cosas incluye. Algunos sólo preguntan cómo (con o sin condón) y por dónde (vaginal, anal, bucal); pero otros ya te hablan de disfraces, o de castigos o de hacerlo por atrás y esas cosas raras y eso ya es otra cosa y tiene otro precio. Al comienzo yo no sabía que cosa era eso pero después mis amigas me explicaron”.

El intercambio sexual, no permite suponer que se trate de una relación de dominación-sumisión. Este tipo de intercambios sexuales ocurre dentro de lo que en la actual subcultura del sexo suele identificarse como prácticas EPE o de BDSM (sometimiento) y que suponen acuerdo previo entre prostituta y cliente “consensuándose” roles y precio.

¿EN LOS HOTELES DE LINCE ATIENDEN LAS KINESIOLOGAS?

Prostitutas Lince

Prostitutas Lince

La prostitución bajo fachada en hoteles, hostales, hospedajes es una modalidad de prostitución organizada alrededor de los dueños y mafias de estos establecimientos de alojamiento en complicidad abierta con las autoridades del orden, es pan de cada día en Lince, y con los municipios que autorizan su apertura a sabiendas de que se trata de establecimientos dedicados preferentemente a encubrir y favorecer la prostitución.

Los establecimientos identificados de “alojamiento” se diferencian por categorías, extracción social de las adolescentes que los frecuentan, tipo y clase de clientes. En cuanto a categorías, los hay desde los de cinco estrellas en las capitales turísticas del país, hasta lo de una estrella, donde lo único que hay es piso y periódicos sucios. Los precios están en función de las condiciones que ofrecen.

“En otro lado te cuesta más; aquí me das cinco soles, bueno tres, y yo lo arreglo con la dueña; pero no hay cama; solo piso y no hay agua.” (Jenny, 18 añitos. Av. Grau).

Todos los establecimientos de alojamiento cuentan con autorización municipal de funcionamiento; y todos reciben la visita de los servidores del orden para el cobro de los cupos establecidos. En los locales de mayor categoría las relaciones propietarios-autoridades se maneja al más alto nivel de decisión, siendo por tanto nula la intervención de personal subalterno a no ser para los efectos del resguardo policial de los establecimientos.

En los hoteles, hostales y hospedajes de mayor categoría de Lima y distritos contiguos se encubre la prostitución de generalmente “bricheras”, “vaciloneras” y “trepadoras”; de adolescentes prostitutas que trabajan para empresas de turismo conectadas con mafias de proxenetismo que controlan el mercado del turismo sexual infantil, la pedofilia, la pornografía y el tráfico de menores; de adolescentes que fungen de “damas de compañía” de empresarios y comerciantes en viaje de negocios, o de “apoyos” a funcionarios y consultores nacionales e internacionales.

En los hostales, hoteles y hospedajes en Lince de menor categoría, se favorece y encubre la prostitución de “enganchadas” por los dueños de estos establecimientos a través de mafias de proxenetismo y cafichos (as) profesionales; de adolescentes de los diferentes grupos de prostitución callejera; de las “anfitrionas” de los locales de diversión y de relax para “cholos”. Estos establecimientos tienen, además, sus propias “adolescentes” que son contactadas en sus casas por algún intermediario (taxistas, mototaxistas, lustrabotas, guachimanes, profesores, homosexuales), o que llegan directamente hasta las habitaciones del hostal, hotel u hospedaje.

Amantes Lince

Amantes Lince

El cliente de la prostitución que se favorece y encubre en los hostales, hoteles y hospedajes baratos, es el mismo que frecuenta las modalidades de prostitución callejera y los lugares de diversión y relax para “cholos”. En los de mayor categoría, son los “huéspedes” que vía celular, internet o la intermediación del propio establecimiento, contactan con una adolescente. El tipo y clase de “huéspedes” dependen de la categoría de los hostales, hoteles u hospedajes. Están los turistas extranjeros en busca de “sexo y aventura”, los altos ejecutivos y empresarios, los funcionarios públicos, los consultores, profesionales y técnicos; los aviadores, choferes, militares, comerciantes, turistas nacionales jóvenes, estudiantes, profesores.

Las adolescentes prostitutas y sus clientes, constituyen la mayor demanda de los hostales, hoteles y hospedajes “pobres” de la capital y del resto del país. La mayor parte de estos establecimientos (cuyos precios por habitación para intercambios sexuales entre 15 minutos a 2 horas, oscila entre 5 y 20 soles), pertenecen a los mismos propietarios de locales de diversión y de relax en los conos de la capital y en provincias, o a redes de proxenetismo.

La situación de los hostales y hospedajes de menor categoría es de incremento constante, tanto en Lima como en provincias. Las condiciones de infraestructura e instalaciones son, sin embargo, precarias, al punto de que algunos se convierten rápidamente en “huecos” que ofrecen habitaciones hasta de 1 sol para intercambios sexuales de uno a tres minutos.

“Nadie quiere invertir porque el mercado está bien bajo y además hay mucho hostal de mala muerte donde te cobran hasta un sol y eso les

conviene a las meretrices porque pueden ganar más”.(Administrador de Hostal, La Victoria).

“Servicios higiénicos y ventilación son lujos que no les preocupa ni a las chicas ni a los a clientes”.(Administrador de Hostal-Cercado Lima)

Al rápido deterioro de hostales de menor categoría se apareja la aparición de hostales y hoteles de mayor jerarquía no sólo en Lima sino también en provincias. Los testimonios recogidos en algunas de las capitales del interior del país permiten inferir que se trata de inversiones vinculadas con las mafias del sexo, las drogas, el lavado de dinero y el alcohol.

Chibolas Lince

Chibolas Lince

“Venir aquí es otra nota; en Lima como que estás encerrado; aquí, si te pasas, caballero nomás; sol y mar y se te va todo. El ambiente es más libre y hay cualquier cantidad de super honda y no tienes que preocuparte por las hembritas porque hay de todo. La que viene aquí es a morir. Aquí circula todo, pero más que todo pepas”.

Los precios varían si se trata de paquetes turísticos manejados por empresas dedicadas al negocio de la prostitución; o si se trata contactos hechos por intermediarios locales, por el propio establecimiento, o directamente por el huésped con la prostituta.

Los intercambios sexuales y sus grados de sofisticación varían de acuerdo con los consensos entre huésped y prostituta (para el caso de los establecimientos de mayor categoría); y de acuerdo al trato establecido entre cliente y prostituta en la calle o en el local de diversión o de relax en Lince.