JESUS MARIA

Miraflores














Desde que probé los placeres de la carne me volví un loco adicto a las caricias que regalan noche tras noche las kinesiólogas Jesus Maria, San juan Lurigancho, San Juan Miraflores, San Borja, entre otros. Y es que el solo hecho de conocer de la existencia de chicas de 19 añitos que brindan compañía intima a caballeros discretos y cariñosos despierta mi curiosidad sobre la perfomormance de las nuevas kines.

Putas Jesus Maria

Putas Jesus Maria

Crecí y me crie toda mi vida en jesus maria, específicamente en la cuadra 7 de la avenida Cuba frente al parque Cáceres en donde jugaba pelota con mis amigos del barrio. Con el pasar de los años y cuando entrabamos en la adolescencia con esos mismos amigos comenzábamos a frecuentar a las kinesiólogas del distrito que se paseaban por las calles del barrio y eran casi como nuestras maestras en lo que al descubrimiento del sexo se refiere.

Tendría como unos 16 años cuando empecé con mi vida sexual y para ser sincero fue con una puta nueva que había llegado a la cuadra y que desde la primera noche en que la vimos nos cautivo con su belleza y sensualidad. Ella era melina estudiante universitaria, señorita sexy cabello oscuro muy linda de unos 19 añitos. Con mis amigos la abordamos para saber un poco mas de ella. Se presento diciéndonos “hola soy melina, recién empiezo a brindar mi compañía intima, soy complaciente y cariñosa, te aseguro que pasaras momentos agradables a mi lado”.

Desde esa noche empecé a juntar de mis propinas y de las ganancias en las apuestas por las pichangas que jugábamos en el parque con el único fin de conseguir lo necesario para pasar la noche con esta bella kinesióloga culona 100% natural de buena figura y rendimiento prometedor. Además ya había oído conversar a mis amigos que habían tenido su primera experiencia con melina decir que era una tigresa en la cama, pero la verdad que con ningún detalle en particular, así es que solamente tenía una alternativa para saber si era cierto: comprobarlo por mí mismo.

Lolitas Jesus Maria

Lolitas Jesus Maria

La idea de entregar mi sexualidad a una kinesióloga cada día cobraba mas fuerza ya que la arrechura era más fuerte cada vez. Por las mañanas amanecía con el miembro durísimo y algunas veces tenia sueños húmedos con compañeras del colegio que ni en mis peores pesadillas se me ocurrió siquiera robarles un beso. Pero debo confesar también que antes de tentar esta experiencia con la más hermosa de las kinesiólogas de mi distrito, nunca había siquiera visto una película pornográfica, ni mucho menos comprado revistas del mismo corte, hasta que un día arreglando en el sótano de la casa, me encontré en una caja vieja unos cassets de VHS que no estaban rotulados y no se poda saber que contenían. Me preguntaba lo que hacían allí y de quien serian, entonces mi curiosidad me llevo a ponerlo en el reproductor de videos que estaba en la sala de la casa. Al darle PLAY a mi VHS pude conocer por primera vez lo que era una película porno, no quise llamar la atención, así es que lo guarde nuevamente en su caja y decidí verlo en la noche  mientras mis padres dormían.

Desde que escondí la caja debajo de mi cama, pase toda la tarde ansiando que llegase la noche para así poder disfrutar las películas con calma. Esa noche hasta el hambre perdí, levante todos los platos sucios de la mesa después de la cena y los lave con una velocidad que ni yo me creía. Todo con el único fin de que mi madre se fuera a descansar lo antes posible. Al llegar la medianoche y con las luces apagadas de toda la casa me asegure de que mis padres estuvieran profundamente dormidos para iniciar con mi exposición videográfica. Ingrese al dormitorio de mis viejos y confirme que dormían plácidamente, entonces cerré su puerta muy despacio y me dispuse a ver las películas. Al exponer el primer cassete mi ansiedad poco a poco se fue disipando dando paso a una calentura nunca antes experimentada por mí. Fue a los pocos minutos de empezar la reproducción del video que este ya me había causado una erección enorme y fuertísima. A pesar de no tener hasta ese entonces experiencia sexual alguna, debo contar con cierto orgullo que poseía un miembro bastante grande y grueso que lo han catalogado como un “mostro” en el barrio, llegando a medir casi 20 centímetros dormida.

Culona Jesus Maria

Culona Jesus Maria

Conforme iba avanzando la historia de la película porno y al disfrutar con las escenas de sexo entre los protagonistas yo ya había empezado a masturbarme y no tarde más que unos cuantos minutos de iniciado mi manipuleo para tener una eyaculación tremenda con la salida de chorros de leche, que salpico toda mi mano, el suelo e incluso parte del televisor. No habían pasado más de 3 minutos y tenía otra erección completa, total tuve como 4 vaciadas esa noche y me la pase pensando al día siguiente en que debía probar como se sentiría con una mujer de verdad. Entonces venia a mi mente la hermosa figura de melina la kinesióloga linda y culona quien me ofrecía el mejor sexo jesus maria vaginal y anal incluso.

Pasaron varios días, en los cuales estuve sopesando la idea de perder mi virginidad con una experta en la materia, con una recorrida en los placeres de la carne, con alguien que ha paseado su servicio por los más conocidos hostales del distrito y alrededores, con una kinesióloga de alto vuelo que además anunciaba en la prensa y en el internet haciendo salidas a los distritos más exclusivos de la capital como Miraflores, pueblo libre, surco así como también en los barrios más populosos como surquillo, ventanilla, san Luis, el agustino e independencia. En todos ellos tenía marcada reputación y era muy solicitada por los arrechos parroquianos deseosos de que les brindara su servicio sexual.

Chicas Jesus Maria

Chicas Jesus Maria

Por esos días como parte de mi investigación y elección de la kinesióloga adecuada me ponía a leer detenidamente los periódicos de mayor circulación y buscaba en ellos los anuncios de kinesiólogas, de escort, centros de masajes y cualquier cosa que tenga relación con la prostitución. Del mismo modo revise en las páginas webs de las agencias de kinesiólogas más visitadas para no equivocarme en mi elección. Del mismo modo leía los comentarios que hacían los clientes que habían probado el servicio de las bellas kinesiólogas que ahí publican sus anuncios con lujo de detalles.

Yo provengo de una familia de clase media, por lo tanto no me podía dar el lujo de derrochar dinero. Es por eso que tenía que elegir bien ya que el dinero que había recolectado de todos mis fines de semana, de las propinas diarias y de las pichangas que nos jugábamos en el barrio tenían que ser bien invertidas. Por esos días me sabia casi de memoria los nombres de batalla que suelen utilizar en las zonas de acción así como también me sabia los lugares a donde tendría que ir a recorrer para captar mayor cantidad de kinesiólogas en el distrito.

“Hola mi amor soy maría linda y culona 100%natural, atiendo caballeros solventes, voy a departamentos o hago salidas a hoteles. Así como también me encuentras por el ovalo santa Anita. Doy un trato de pareja, brindo el servicio completo vaginal y anal. Visítame no te arrepentirás”. Ese anuncio llamo mucho mi atención así es que lo apunte en una libreta que encontré por ahí en mi casa. Después de concluida mi búsqueda comenzaría a llamar a cada una de las kinesióloga para llegar a un arreglo y poder pasar un momento agradable juntos.

Jovencitas Jesus Maria

Jovencitas Jesus Maria

De pronto en la página web de una conocida red de kinesiólogas apareció una figura bien proporcionada y con el rostro cubierto. Cuando le di click en el anuncio para que se abriera la ventana y me bridaran mayor información de la muchacha quede algo emocionado. La kinesióloga jesus maria melina anunciaba también en esa web para promocionar sus servicios y el de sus amiguitas. Entonces sin perder el tiempo me detuve en su anuncio para ver las fotografías y videos que había colgado así como me puse a leer con mucha atención en lo que esa bella kinesióloga me haría si es que me decidía en contratarla para que satisfaga mi más retorcidas fantasías sexuales.

Llame al número telefónico que indicaba en el anuncio y escuche su delicada y sensual voz. Me dijo muy coquetamente que estaba ubicada en un departamento ubicado en la cuadra 10 de la avenida Salaverry, me dio la dirección exacta y me dijo que cuando este cerca la llame para que ella baje a recibirme. Me indico el costo del servicio que era por una hora y me dijo todo lo que incluía su atención. Quede más que conforme y quedamos en vernos a las 8 de la noche.

Damas de compañia Jesus Maria

Damas de compañia Jesus Maria

-¿Tu piensas meterme todo eso? – me pregunto asombrada.

-Si…¿Porqué? – le respondi.

Ella se reía algo nerviosa y luego me dijo:

-Es que es bastante grande y tienes cara que eres vicioso.

En ese momento no entendía lo que ella quería decir pero estaba dispuesto a probar lo que ella me diera. Me pidió que me recostara en la cama, y luego empezó con unos masajes a mis pezones, que debo de decir que fue delicioso, luego paso hacia mis testículos, y finalmente a mi pinga erecta, en ese momento me sentí expulsar toda mi leche, pero trate de aguantar lo mas que puede. Luego ella con una gran maestría empezó a lamerme los pezones, a los cuales les daba unos mordiscos esporádicamente que me ponían a mil, fue bajando por mi estomago hasta llegar nuevamente a mi pene, el cual luego de unos minutos no pude evitar que explotara y derramara una gran cantidad de leche que le llego hasta la garganta a melina, tanto que casi se ahoga, cayéndole en toda su cara incluso su cabello, la note algo molesta, a lo cual me dijo que si iba a acabar era mejor que le avisara para que ella se preparara, y no tragar la leche, le pedí disculpas y le comente que era mi primera vez con una mujer y que no estaba muy seguro que hacer y que no. Ella puso cara de incrédula y no me creyó, pero luego de unos minutos y viendo mi actitud, me creyó, y dijo:

-vaya tengo a un virgencito, todo para mí y con una pinga tan grande, te voy a enseñar y luego me harás gozar a mí.

Eso me gusto pero no estaba seguro de lo que ocurriría.

Prostitutas Jesus Maria

Prostitutas Jesus Maria

Lo primero que hizo fue decirme primero me tienes que calentar para luego poderme tirar por todos lados, yo pues tenía alguna idea a lo que se refería, pero pensé que era solo para excitarme, me dijo, primero me mamaras mi concha, coloco aquella concha totalmente depilada, algo húmeda, pero bastante carnosa frente a mi y me dijo, cómeme… a lo que empecé como a chupar de sus labios internos de su concha, primero me dijo que estaba bien, pero era mejor solo usar la lengua, y que si podía la introdujera todo lo que podía, cosa que hice por varios minutos, estando ella bastante excitada y en ocasiones diciendo:

-Así…así…aaaahhhh-me decía excitadisima.

Luego me dice que ahora iba a penetrarla, pero por el tiempo que pase lamiéndole la concha había perdido algo de mi erección, me dice, no… la quiero lo más grande y dura que se pueda, por lo que empezó nuevamente a propinarme una mamada pero esta vez lo hacia de una manera más violenta, y succionaba fuertemente contra la cabeza de mi miembro, no tardo mucho en lograr que mi pene llegara a su máximo tamaño, unos 21 cms. mas o menos, en donde inclusive veía como palpitaba. Ella lo agarro en sus manos y dijo, nunca he tenido una así en mi culo, lo quiero pero no se si pueda, empecemos por mi concha. Yo estaba todo dispuesto y listo para empezar cuando me dice, no… si me da por mi concha y terminas de nuevo rápidamente, me va a costar calentarme para que me des por el culo, meteme dos dedos en mi concha y saca esa lubricación y póntelo en la cabeza de tu pene para que me entre mas fácil, cosa que hice. Luego ella me pidió que me recostara sobre la cama para ella poderse sentar encima mio, me dijo, si te dejo a ti metermela de un solo empujon me vas a lastimar mucho. Se puso sobre mi pene y trato varias veces de metérsela pero fue inútil y me dijo apenada:

Sexo en Jesus Maria

Sexo en Jesus Maria

-No puedo esta muy grande para mi culito – se puso de cuatro patas – Metemelo tu, trátame con cuidado.

No entendía como así podía metérselo sin hacerle doler, hasta que me di cuenta que realmente solo tenia que dejar caer mi peso y era mas que suficiente para romperle y penetrar su culito. Al tratar de hacer el primer esfuerzo ella se alejo de mí, aunque había podido meterle la cabeza de mi gran miembro. Luego en el segundo intento, lo que hice fue sujetarla por la cadera para no permitirle que se alejara, lo cual ocurrió, al hacer otro empujón, mi enorme pene había llegado hasta la mitad, y ella puso una cara de dolor desgarrador, además, había llevado sus manos hacia atrás tratando de alejarme, pero como no la deje, solo cerro los puños y con voz débil, me pidió:

-No la metas mas por favor sácamela.

-Pero si nada mas llevo la mitad – le dije.

-Es que me estas partiendo en dos – contesto ella.

Sentí algo de culpa pero estaba tan excitado, que me quede quieto pero sin llegar a sacar mi pene de su culo, a lo que segundos después, me dijo:

Lolitas Jesus Maria

Lolitas Jesus Maria

– Ya no me duele tanto, a ver sácalo un poco y metelo de nuevo, pero no todo o me harás daño.

Lo saque unos centímetros, y se lo clave nuevamente, sentí que me había profundizado un poca mas que la vez anterior, y ella con voz entrecortada por el dolor me dijo:

– Aaahhh… esta enorme tu pinga, no puedo con ella. Me vas a matar… pero continua bombeando pero delicadamente.

Ella solamente seguía quejándose, y tratando de separarme de ella, pero no de una manera enérgica, así que supuse que debía seguir, y empecé a bombear mas y más. Ella ya no decía nada, solamente se resignaba a gemir y apretar los puños, no había podido hasta entonces meter toda mi pinga, lo quería hacer, pero me daba miedo hacerle mas daño a ella, luego de 5 minutos ya casi en el momento de acabar, ella con sollozos me decía:

-Termina por favor, termina rápido.

Tetonas Jesus Maria

Tetonas Jesus Maria

Yo no sabia donde hacerlo, así que cuando estaba aun dentro de ella, acabe con toda mi leche, y ella sintió un alivio al yo acabar, y sentir mis pulsaciones dentro de su culito, al sacar mi miembro ya semiflacido, estaba manchado de algo de semen y sangre, yo me asuste, pero ella me dijo que no había problema, que ella lo había disfrutado pero que también le había dolido bastante… que en otro momento estaría mas preparada para mi gran pene, y dio gracias que había terminado bastante rápido, que si hubiera tardado mas, o metiendoselo mas la hubiera lastimado… por supuesto que estaba yo muy complacido y le di un dinero extra por ese maravilloso momento del sexo anal. Luego de ese primer momento maravilloso tuve mi segunda y ultima oportunidad que no la desaproveche, esta vez se lo hice de perrito y en la pose del misonero y dure y disfrute mucho mas que el primer intento. En conclusión mi primera vez con la kinesióloga jesus maria fue con nota aprobatoria.