SAN ISIDRO

Miraflores














Recuerdo que mi hermano mayor me inicio en este lujurioso mundo de las kinesiólogas. Como nos íbamos al mismo colegio a estudiar era común que antes de entrar a clases mi hermano se quedara con alguno de sus amigos a ver revistas para adultos en donde aparecían estas chicas prácticamente desnudas y en poses muy calentonas. Algunas se cogían sus conchitas, otras los pechos y otras se metían el dedo medio a la boca acompañando la escena con cara de mujer fatal.

Putas San Isidro

Putas San Isidro

Mi hermano me permitía ver con él y sus amigos estas revistas, luego los videos porno en la sala de la casa cuando nuestros padres no estaban y finalmente ya cuando entre en la edad de la adolescencia me llevo por primera vez a conocer el mundo puteril. Fue emocionante como mi corazón bombeaba a mil por el solo hecho de saber que estaría con una experta del sexo. Como nosotros vivíamos en san juan de Lurigancho mi hermano y sus amigos eran asiduos concurrentes al chongo más famoso de la zona: las conejitas de carapongo.

EL ambiente era algo que llamo mucho mi atención, luz tenue, olor a perfume barato y a cigarro, pasillos llenos de puertas y chicas en diminutas prendas que te sonríen y ofrecen hacerte sentir muy bien si decides acceder a sus servicios. “hola mi amor vamos? Te cumpliré todas tus fantasías, sin apuros, trato de pareja, besos poses y abrazos, sexo vaginal y oral pero si deseas por el anito entonces lo podemos conversar, que dices, atrévete.” Eran las frases más comunes que se escuchaban de estas kines que además de venir desde la selva peruana llegaban también del extranjero, en ese entonces, desde Colombia.

Desde entonces cada fin de semana terminaba visitando alguno de estos lugares en donde brindan sus servicios las kinesiólogas más solicitadas de los diversos distritos. Siempre me gustaba visitar las páginas web de las agencias y leer los comentarios de los usuarios de estas putas. Entonces me enteraba de otros lugares a donde encontrar a estas chicas e iba en su búsqueda. Así pues me recorrí la mayoría de los prostíbulos de todo lima y alrededores como las cucardas en el cercado, la estación y la anaconda en naranjal, el Trocadero en el callao, el edén en Lurín, el scarlet en los olivos, las divas en puente piedra, entro otros más.

Escorts San Isidro

Escorts San Isidro

Incluso cuando estuve en mis cinco años de estudios universitarios en el local central de la universidad Villarreal tenia a mi alcance a cuantas chicas deseara. No es que sea algo fanfarrón pero creo que me comí a todas las kinesiólogas que por ahí se paseaban ofreciendo cariño y placer. Había además barcitos con compañía de chicas, locales “a sol la barra” y los ya característicos telos fachada en donde las chicas atendían a cuanto parroquiano se le cruzara en su camino. Lo curioso de todo es que con el correr de los años fueron apareciendo los travestis quien hoy en día se apoderan de todo el negocio callejero por así decirlo quedando para nosotros únicamente los nigth clubs que hasta la fecha funcionan como “la gruta azul” en el jirón quilca.

Luego de egresar de la universidad postule a varias empresas para ejercer mi profesión sin mucho éxito hasta que finalmente logre agarrar bacante en un transnacional de mucho prestigio y que me permitió cambiar de aires por así decirlo. Mi oficina quedaba en san isidro y desde entonces no pude ir con frecuencia a los chongos o a algún encuentro con las kines ya que tan solo en movilizarme hasta mi centro de trabajo me tomaba poco más de 1 hora de ida y otro igual de regreso. Además la gente con la que me relacionaba ahora eran padres de familia o personas muy serias y decentes y no tenía con quien acudir a esos antros de perdición. Eso creía yo, pero estaba equivocado.

Era un viernes y acaban de depositar la grati, entonces como es costumbre cada vez que nos pagan, salimos para almorzar a un buen restaurante con los muchachos de la oficina. Mientras degustábamos unos platillos criollos buenazos la mesera del restaurante nos entregó un volante en donde promocionaban la apertura del local que se encontraba en el sótano de ese lugar. Lo interesante de su ofrecimiento es que se inauguraba un barcito que iniciaría operaciones a partir de las 6 de la tarde, justo la hora en que salíamos del trabajo, y que además estaría atendido por las mismas chicas que nos atendían en el restaurante. “Los esperamos vamos a divertirnos y a pasarla bonito” nos dijo la chica que nos entrego el tríptico.

Kinesiologas San Isidro

Kinesiologas San Isidro

Esa tarde con los muchachos estábamos que esperábamos con ansias que sea la hora indicada para ir a tomarnos unas cervecitas y pasarla bien como nos lo había prometido la muchacha del restaurante que dicho sea de paso estaba muy bonita. Ni bien el reloj marco las 18 horas nos fuimos todos de nuestra zona de acción, no le regalamos ni un segundo extra a nuestro empleador. Nos juntamos en la puerta de la empresa y enrumbamos hacia el nuevo barcito del distrito. Al ingresar nos recibió una de las meseras que había dejado el jean y el polo holgado por un vestido bastante ceñido a su hermoso cuerpo y con un escote que nos permitía verle los hermosos senos que tenía. “Bienvenidos, pasen están en su casa” nos dijo muy coquetamente.

Cuando ingresamos a ese sótano pudimos darnos cuenta que la ambientación era la de un nigth club: la oscuridad del lugar, media luz, foco rojo, mesas bien distribuidas como unos cubículos privados, barra de tragos, escenario de espectáculos y muchas chicas dando vueltas por el lugar ofreciendo caricias y servicio adicional. Luego de recorrer un poco todo el ambiente nos sentamos en una mesa grande para los 4 y pedimos cervezas, al instante se nos acercaron unas chicas que se ofrecieron a brindarnos compañía y un momento agradable a nuestra velada nocturna. Aceptamos su ofrecimiento, pero para no discutir solicitamos la presencia de 4 chicas, una para cada uno. Para mi sorpresa una de las chicas que llegaron para estar todos emparejados era la muchacha que nos invitó a la hora del almuerzo a ir a ese antro.

Estaba bellísima, era alta de contextura gruesa pero con una figura muy bien definida. De bellos senos y unas caderas enormes en donde terminaba un buen culo. Cuando me vio me sonrió y yo le hice una seña para que se sentara a mi lado. Así lo hizo y nos pasamos toda la noche conversando, bailando y también con un manoseo bravo, tanto de ella hacia mí como de mi hacia ella. Luego de varias rondas de cerveza ya estaba más que “sazonado” así es que le dije a mi compañera de mesa que me gustaría pasar la noche con ella. Ella me dijo que si deseaba podíamos ir a un lugar más íntimo, que ellos llaman “el privado”. Cuando le pregunte qué era eso de “el privado” ella me explico que era un lugar más pequeño y bastante cerrado en donde podríamos hacer lo que queramos sin que nadie nos moleste. Yo pensé que ahí podríamos tener intimidad y entonces ingresamos a ese pequeño ambiente.

Kinesiologas vip San Isidro

Kinesiologas vip San Isidro

Una vez adentro la chica me propuso consumir trago y entonces compre una jarra de cerveza que ni siquiera probé. Comenzamos con los besos y las caricias respectivas. Le retire un poco los tirantes de su vestido y pude despojarla sin problemas de su parte de arriba que me permitieron tener la dicha frente a mis ojos. Un par de senos preciosos, bien redondos y duritos que comencé a besar con desesperación como cuando un bebe tiene hambre y su madre le acerca una deliciosa teta. Mientras besaba y mordisqueaba sus ricos pezones mis manos acariciaban esa conchita toda húmeda que tenía mi dama de compañía. Le metí el dedo hasta donde pude y cuando quise despojarla de su trusa ella me dijo que no podía hacer eso, que si quería tener sexo tendría que pagar un adicional. Entonces yo le corregí: “tú me dijiste que aquí adentro podríamos hacer lo que quisiéramos” entonces ella muy coquetamente me dijo “todo menos eso que quieres hacerme mi amor”, le dio el ultimo sorbo a su vaso, cogió la jarra que para mi asombro ya estaba vacía y me dijo “pido otra?”. Como yo estaba muy enojado por la estafa de la que fui víctima pues me negué a sacar mas trago y la chica simplemente desapareció del lugar.

Esa chibola me había dejado súper caliente, al regresar a la mesa solo quedaba uno de mis amigos tomando solo y me comento que me estaba esperando porque ya todos se habían retirado. Antes de salir con mi amigo del lugar se me acerco la chica que me había dejado empilado y me dio una papel con un numero de teléfono y una dirección, me dijo “si estas con ganas visita a esta kinesióloga san isidro, ella atiende en su departamento y tambien hace salida a hoteles dentro del distrito, pero te recomiendo que mejor vayas a su depa te va a gustar su servicio extra”, me dio un beso y se fue. Después de salir con mi amigo cada quien cogió para su lado. Como les decía salí bastante caliente por no haber concretado mi misión, así es que inmediatamente comencé a buscar donde vacunar a una de las kinesiólogas san isidro. Busque por mi celular en las páginas web de las agencia de kines del distrito y me encontré con publicaciones más que tentadoras. Anuncios como: “somos bellas kinesiólogas en san isidro que buscamos satisfacerte cumpliendo tus fantasías y asumiendo roles utilizando disfraces para tu sesión. Somos chicas de 19, 20, 21,22 añitos dispuestas a brindarte nuestra compañía sexual y muchos más. Tenemos cuerpo de diosas y podrás darle mucho cariño. Te damos el mejor trato de pareja, sexo oral, vaginal   o si lo deseas también te permito que me rompas el culito por un pago adicional”.

Prostitutas San Isidro

Prostitutas San Isidro

Yo continuaba con mi caminar como buscando entre las calles alguna kinesióloga que me pueda dar el servicio que tanto necesitaba. Sobre mi les puedo decir que sigo soltero y desde hace un buen tiempo que no frecuentaba las calles oscuras y frias en donde brindan sus servicios las chicas malas a los ocasionales parroquianos que pasan por ahí a altas horas de la madrugada. Mientras caminaba iba marcando por cada esquina y cada local con pinta de chongo viendo pasar por mi lado muchas chicas para todos los gustos, las habían de todos los tamaños y formas, las hay desde pequeñas, altas, delgadas, gorditas, chibolas, maduritas, las de cuerpo de quinceañera y las bien formadas. Esa noche angustiado por meterme a la cama con alguna de las chicas guapas del distrito recordé el papel que me había dado la chica que fue la causante de mi calentura sexual y me decidí a llamarla. Así es que conocí a “Camila” una madurita que por unos cuantos  billetes deja que le toquen todo y que la hagan sentir como la reina de san isidro.

Camila es muy cariñosa y deja que la toquen, acaricien y la besen. Tengo 30 años y aún no me he casado, en realidad es que soy bastante feo,
yo mismo lo admito, pues ya me acostumbre y no me molesta pagar por sexo. La prostituta tenia buen cuerpo, cabello corto negro azabache, unas buenas nalgas y tetas algo pequeñas. Este fin de semana era preciso, ya que además de estar caliente con muchas ganas de reventarle la conchita a esa kine estaba con la billetera llena de plata debido a que recién habían pagado. Al llegar a su depa Camila aún se estaba bañando, su hija Sheila
me recibió y me invito a pasar para esperarla.

La chica de unos 16 años, de porte delgado con las curvas bien pronunciadas y con una buena
boca de labios carnosos y una lengua traviesa que la sacaba a cada rato como intentando provocar. Desde que me abrió la puerta de su depa me pregunte ¿Cómo se vería la
cabeza de mi pene en medio de su boquita?.

Chicas San Isidro

Chicas San Isidro

En fin, Camila salió del baño, se fue a su cuarto a ponerse su ropa de chamba, mientras le decía a Sheila que se fuera a acostar, que ya era
tarde. Entonces la traviesa se fue a su cuarto y Camila y yo, procedimos a
besarnos a tocarnos en la misma sala de su depa. Rápido, me pregunto si tenía dinero, y procedí a mostrar la gran cantidad de billetes que tenía en mi bolsillo de
mi pantalón, ella lo miro, se rio y entonces se arrodillo, yo continuaba de pie en medio
de la sala mientras la kine me mamaba la pinga, que estaba súper parada desde que
estaba caminando por el distrito. Mientras me la besaba, me la chupaba y lamia Sheila se acerca a la
sala de la casa y llama a su madre diciéndole que no tenía sueño que si se podía quedarse un rato viendo la tele, a lo que accedimos rápido. La sentamos en el sofá y le pusimos el cable para que se entretenga mientras nosotros nos íbamos al mueble de al lado para continuar con lo que ya habíamos empezado, el calentamiento de motores.

Pasaron casi 20 minutos y ella aun estaba alli, despierta, con un camison de dormir casi transparente , que facilmente se le notaban sus tetitas , en ciertas ocaciones , levantaba sus piernas, y era inevitable que le lograra ver casi su conchita. Al cabo de un
rato, Camila le dice a su hija que se va para el cuarto comingo, porque se siente mal y quiere que yo le de un masaje en la espalda, eso hizimos para tener un poco de privacidad, pero al rato, estando los 2 en el cuarto, se aparece nuevamente Sheila ante nosotros. Y a Camila se le ocurrio la idea de sacarme mas dinero de
lo que pensaba.

Camila : ¿Quieres que mi hija juegue entre tus pierrnas?

Le pregunte a que se refieria, y procedio a llamar a Sheila y a desabotonarme el pantalon, cuando lo abrio, me saco el pene, ya un poco
flacido, y le dijo a su hija que me tocara la pinga, le dije a Camila que lo
hiciera con su hija para que se sintiera en confianza.

Chicas San Isidro

Chicas San Isidro

Camila procedió a cogerme el pene y metérselo en la boca, lo chupaba y lo
saboreaba , mientras le enseñaba a su hija como hacerlo, sheila lo tomaba con sus
manitas delicada y se lo llevaba a la boca. Ella abría su boquita, para metérselo completo, lo que obviamente no podía, apenas podía meterse la cabeza de mi
pene, sin embargo cuando su madre lo tomaba, si podía mamar más profundo. Sheila lo intenta de nuevo, mientras yo la tomaba por el
pelo y la hundía cada vez más en mi pene, pero era en vano, su boquita era muy pequeña para mi pene, que no es grande, pero si es ancho. Al rato de jugar un
poco, camila se me acerca y me habla sobre las nalgitas de su hija, mientras se
la apretaba, a sheila le gustaba que su mami le apretara las nalgas.

Mientras todo esto ocurría sheila nos hablaba sobre su amiguitos, sobre su colegio y ese
tipo de cosas, sin imaginar que su mamita la estaba vendiendo. Lo unico que pregunto sobre mi pene, fue si alguna vez habia probado uno yo, a lo que le dije
que no. Que me gustaban las conchas como la de ella.

Camila: ¿ Te gustaría probar un poco más?

A lo que rápido le dije que sí, pero quería de las dos. Me
dice que no le comeré su conchita, pero si yo quería , podía jugar con el culito
de su hija. Inmediatamente me dijo que me salía en 200 dólares mamarle el culito a
ella y que si quería meterle mi pene salía en 500. Yo rápido dije que sí, que
tenía dinero y que podía pagarlo. Entonces Camila le dice a Sheila que se ponga en
posición de perrito en la cama, que yo quería ver su culito, y ella muy obediente así lo hizo.

Lolitas San Isidro

Lolitas San Isidro

Una vez en la cama, mientras yo me le acercaba a su culito, procedí a besarle las
nalgitas mientras le bajaba poco a poco su panti, luego de tener su panti
debajo de sus nalgas, procedi a besarla por medio de su culito, mientras juego
con las nalgitas de la pequeña sheila, su madre aprovecha y me saca el dinero de mi bolsillo,
mientras tiene mi pene en su mano y me lo chupa en ocaciones. Camila pregunta que
si estoy loco, por besarla en el culito, a lo que le dije que si.

Sheila, Quieres sentir algo rico en el culito, te gustara
mucho… Le dije a sally…

sheila se rie , y le dice a su madre que este tranquila, que era
bien rico lo que sentirá. Comenze a abrirle las nalgas y a meterle mi
lengua entre sus nalgas, su conchita tenia unos pelitos, su culito estaba super
rico, era pequeño, sobroso, mientras lamia el ano de la niña su madre me ayudaba
y le abria las nalgas a su hija para poder mamarle el culito mejor. Mi pene
estaba super erecto, y ya queria eyacularme, le dije a Sheila que me la mamara y
me masturbara que estaba super exitado. Procedí a costarme boca arriba en la
cama, con mi pene por fuera, sheila procedio a masturbarme rapido mientras
acomodaba a Camila encima de mi cara para mamarle su conchita, mientras mas
rapido sheila me masturbaba, mas rapido le pasaba la lengua a camila por su
conchita, le apretaba las nalgas bien duro, en ocaciones me decia que no fuera
tan fuerte, hasta que me eyacule en la boca de la pequeña. Con su boca llena de mi
leche, se levanta de cama y le hecha un poco en la boca a su madre. Luego ambas se fueron para el baño a lavarse la cara, yo me levante, le agradecí a Camila y a su hija por el servicio y les dije que volvia otro dia para seguir jugando los tres.